analytics

Santuario de Tongoy nace para crecer

Chorlo nevado y su polluelo en dunas de Tongoy.

Luego de más de tres años de trabajo, hoy se dio a conocer una noticia muy esperada: el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, encabezado por el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, aprobó la creación del Santuario de la Naturaleza Humedales de Tongoy, uno de los 34 puntos reconocidos mundialmente como de importancia global para la conservación de la biodiversidad, ya que contiene cerca de 1.500 especies endémicas.

La nueva área protegida abarca 105 hectáreas que incluyen los humedales Salinas Chica, Salinas Grande y Pachingo y donde habitan 131 especies de aves, que representan cerca de un 25% de las especies residentes o visitantes del país, y de gran importancia para aves acuáticas y migratorias.

Entre ellas destacan las Bandurrias (Theristicus melanopis) especie característica de las dunas del sector costero, que se encuentra en estado Vulnerable, además varias especies de Patos, Chorlos y Gaviotas.

Las aves son el grupo con mayor riqueza de especies, seguidos de mamíferos (20), reptiles (10) y 4 especies de anfibios. Destacan la iguana chilena (Callopistes palluma), el Sapo de Rulo (Rhinella arunco) y entre sus mamíferos emblemáticos están el Gato Colocolo (Leopardus colocolo), el Zorro culpeo (Lycalopex culpeus) y el Coipo (Myocastor coypus).
Cisne y dos polluelos

La flora de los humedales de Tongoy también es muy importante por su alta diversidad vegetal. Posee 83 especies, 11 de ellas con problemas de conservación. Tienen también una gran riqueza florística, especialmente en Salinas Chica y Salinas Grande.

El camino recorrido para la creación de este nuevo santuario natural de la Región de Coquimbo convocó distintas organizaciones turísticas y medioambientales, entre las que se encuentran la Agrupación Cultural David León Tapia - que tiene la concesión del Humedal Salinas Chicas-, Ruta Patrimonial Bahía Tongoy, Centinela Ambiental Tongoy y Tongoy Acción Ecológica.

Sin embargo no todas quedaron conformes ante esta declaratoria. Así nos lo relató el técnico en ecoturismo y representante de varias organizaciones presentes en la mesa, Marcelo Torrejón, quien afirma tener "sentimientos encontrados" ante el nuevo Santuario de la Naturaleza.

- El proyecto original del Santuario abarcaba los tres humedales más el Estero Tongoy. En una primera instancia se sacó el estero y sólo quedaron los humedales Salinas Grande, Salinas Chica y Pachingo. En total, un polígono de 254,63 hectáreas. Y en esa extensión trabajamos el desarrollo del Santuario estos años, reuniendo información, planos y todo lo necesario. Sin embargo el Consejo de Ministros segregó el corredor biológico de la playa, las dunas, bajando así de 254 a 105 hectáreas.

Para el técnico en ecoturismo lo más relevante de eliminar más de la mitad de las hectáreas del proyecto "es que se pierde el sentido de la protección, dejando fuera parte importante de la cadena biológica de estos humedales. Lamentablemente en las dunas hay muchos intereses privados y pienso que se quisieron evitar problemas. Lo que se aprobó fueron sólo los espejos de agua, que ya eran Sitios Prioritarios de Conservación de Bienes Nacionales, una figura que no entrega una protección especial, y como sabemos el ecosistema de un humedal va más allá de los espejos de agua".

- Pero para no ser tan negativos - agrega Torrejón - es valorable que gracias a esta nueva protección se pondrá mucha más atención a los estudios de manejo y de impacto ambiental en esta zona, especialmente de inmobiliarias que son una gran amenaza para la biodiversidad. Por eso era súper urgente que el Santuario se creara antes de que se apruebe el nuevo Plano Regulador de la comuna, que favorece el desarrollo inmobiliario.

Según Torrejón otro aspecto destacable del Santuario es que pone en relieve la importancia de la protección. "Es un problema para el turismo. Hay mucha basura y residuos en la zona, y actividades incompatibles con la conservación. Los que nos dedicamos a esto ponemos un fuerte acento a la educación ambiental de los visitantes. Hay mucho trabajo que hacer. Ahora mismo estoy vigilando a mi chorlito nevado, que tiene dos huevitos y no quiero que lo atropellen los vehículos que andan en las dunas".

Respecto al menor tamaño del Santuario, la Seremía de Medio Ambiente de Coquimbo reconoció a TurismoChoapa que aunque lo aprobado difiere del plan original, la zona finalmente protegida se determinó por su factibilidad inmediata. Sin embargo, anunció que habrá una segunda etapa de evaluación para analizar el área que quedó pendiente.

Además, como informa Torrejón, se está trabajando también en obtener la categoría Sitio Ramsar para estos humedales, cuyo informe final fue presentado por la Universidad de La Serena el año pasado.

Siendo así, la protección del nuevo Santuario de la Naturaleza Humedales de Tongoy sólo puede crecer.

Imágenes: gentileza de Marcelo Torrejón.



0 comentarios: