analytics

La Gran Ruta entre Pachón y el Espacio Sideral


El 5 de octubre de 1957, una asombrada masa de porteños se agolpó en la Plaza Victoria para ver la primera transmisión televisiva de Chile, que mostraba al presidente Ibañez del Campo inaugurando las nuevas instalaciones científicas de la Universidad Católica de Valparaíso. La nueva tecnología permitió que las imágenes viajaran a la asombrosa distancia de 1,3 kilómetros.

Casi 61 años después, otra transmisión, también vinculada al mundo científico, pasará a la historia. El 19 de abril de 2018 será recordado como el día en que se inició la conexión de la carretera digital de alta velocidad donde transitarán los datos de planetas y galaxias a millones de kilómetros en el espacio exterior.

Encabezados por la Red Universitaria Nacional (REUNA), académicos, científicos y autoridades de Santiago y La Serena, se conectaron por primera vez y en forma simultánea a la Red Troncal de Fibra Óptica de Alta Velocidad para Investigación y Educación, la ruta digital que soportará el universo de información que desde 2022 generará el Gran Telescopio de Exploración Sinóptica LSST, ubicado en el cerro Pachón, en el Valle de Elqui.

Se estima que este observatorio generará 10 Petabytes de información al año, incluyendo un archivo público de imágenes cercano a 6.000.000 de Gigabytes. Para dimensionar, 10 Petabytes es lo que se necesita para almacenar 130 años de video HD.

Para soportar esta avalancha de datos, la red digital tiene una capacidad inicial de 100 gigabytes por segundo. Santiago-La Serena es el primer tramo. La Red se extenderá entre Arica y Puerto Montt, uniendo centros de investigación y universidades, en más de 3.000 kilómetros.

Esta pieza clave de la Astroinformática en Chile, supone el inicio de una revolución para el desarrollo de la astronomía, que ya no estará limitada a las horas de trabajo en un observatorio, ni tampoco a los astrónomos.

Desde ahora el desafío será organizar, describir, clasificar, visualizar, generar estadísticas... hacer minería de datos estelar a través de la nube de internet a la que tendrán acceso transversal ingenieros, informáticos e investigadores de diversas disciplinas, que podrán utilizar y reutilizar los datos para generar proyectos que pueden ir desde fines educativos hasta el desarrollo de un Genoma Astronómico, lo que permitirá enriquecer y acelerar el conocimiento del universo.

En palabras de Chris Smith, director y jefe de la Misión del Observatorio AURA en Chile - responsable de varios observatorios, entre ellos el LSST-, la Red se convertirá en
un verdadero "patio de juegos" de acceso liberado y gratuito para los más de 300 mil investigadores, académicos y estudiantes de las instituciones ligadas a REUNA.

Un parque de diversiones para que "innovadores, emprendedores y alumnos curiosos e inquietos por conocer y explorar, busquen proyectos y soluciones a partir de los datos compartidos" y también un espacio desafiante, para que la astronomía chilena sea "visionaria y use este reto para lanzar innovación más allá de sus fronteras", cree Smith.

Es el comienzo de una odisea espacial en la forma de explorar y comprender el universo cuyos alcances sólo podremos dimensionar en el futuro. Una ruta que comienza aquí, en el cerro Pachón de Vicuña, bajo los cielos más puros del planeta.

Imagen: Odisea en el Espacio, de Stanley Kubrick.





0 comentarios: