analytics

El Quinto Elemento, lo esencial se hace visible

Meditación en Casa Guangualí

Lo esencial es invisible a los ojos” enseñó el zorro al Principito. Aire, Tierra, Fuego y Agua, son los cuatro elementos del mundo físico que podemos percibir. Sin embargo, es sabido que para culturas ancestrales existe el Quinto Elemento, invisible, que nos conecta con la energía del universo.

El Quinto Elemento contiene la energía que está en los sonidos y las plantas, en las piedras o en los aromas. Es la misma energía que se desplaza entre personas que dominan diferentes terapias como el Reiki, la meditación y el biomagnetismo. Energía mística, que se entrega desde antaño en los valles de la Región de Coquimbo y que crece a la par del agobiante ritmo de vida urbano, que provee turistas cansados, que buscan reconectarse y restaurar su cuerpo y alma.

Ahora, bajo el nombre de “En Búsqueda del Quinto Elemento”, se está tejiendo la primera red de Turismo de Sanación de la región, un turismo de intereses especiales donde los servicios tradicionales pasan a segundo plano, para hacer visible su verdadera motivación: el bienestar físico y espiritual de los turistas.

“El Quinto Elemento nace de un trabajo anterior, donde vimos la necesidad de hacer un turismo de conexión, como lo que hacemos en Casa Guangualí, que es una conexión con el espíritu, con uno mismo. Esa es la Búsqueda del Quinto Elemento, invitar a la gente a un turismo que ofrece algo más que alojar, que dormir, que el restaurant… que sea un servicio amoroso y de calidad humana”, nos cuenta María Alicia Haeussler, más conocida como Titi, dueña de Casa Guangualí.

Ella, desde el Valle de Quilimarí, en el extremo sur de la región, y Marcos Casas-Cordero, creador de Kiñatu en el Valle del Elqui, nos contaron un poco más de este proyecto y de su propio trabajo:

M.A.H.: Hoy tenemos un comité científico que nos ayuda a enfocamos a que la sanación sea a través de la naturaleza, de los minerales, de las hierbas y a través de nosotros, porque como humanos estamos perdidos, desconectados de nuestra naturaleza, de nuestra tierra y de los elementos que nos ofrece.

M.CC.: Nos hemos dado cuenta que podemos ayudar a esa persona que tiene problemas energéticos porque tiene una patología. A esa persona la podemos ayudar con elementos naturales, menos tóxicos y más amigables.

Casa Guangualí trabaja con cuarzo ¿cuál es el aporte de este mineral al equilibrio emocional y físico de las personas?

M.A.H.: El cuarzo es sílice y nuestro organismo, nuestro ADN y sangre, está compuesto de cristales piramidales de sílice. Por eso el cuerpo reconoce la frecuencia de ese mineral, permitiendo que nos ordene energéticamente. Hay distintas técnicas que se aplican como la sonoterapia con los cuencos de cuarzo o la gemoterapia con distintas piedras como amatista, el cuarzo blanco y citrino. De esta forma se puede ayudar en dolencias como alteraciones del sistema nervioso, artritis y colon. Porque al final como bien dijiste nuestras enfermedades son producidas por nuestras emociones, y lo que hace el cuarzo es llevarnos a conectarnos con nuestra emoción.

Y en la Quebrada de Talca, donde está Kiñatu, ¿cómo se entrega la sanación?

M.CC.: Con mi señora desarrollamos un espacio en el Valle del Elqui donde nos centramos no en la enfermedad, sino en las personas que quieren mejorar su calidad de vida. Por ejemplo con un programa que se llama Revitalización, que se orienta a cualquier persona que quiere crear un entorno para favorecer su salud. Usamos baños de vapor, reflexología, biomagnetismo y actividades artísticas como música y pintura, porque el arte también tiene que ver con la energía.

En Búsqueda del Quinto Elemento es un proyecto impulsado por CORFO y dirigido por el consultor George Bonan. Reúne hasta ahora 25 empresas, que se han comprometido a potenciar la experiencia del Turismo de Sanación de la Región de Coquimbo y a hacer visible... lo esencial.

0 comentarios: