analytics

Vida en el universo: Gran hallazgo en La Silla

ESO/M. Kornmesser/N. Risinger

Tres planetas orbitando una estrella enana en la constelación de Acuario tienen entusiasmado al mundo astronómico. La razón: es la primera vez que se descubren mundos que podrían ser habitables, los mejores objetivos encontrados hasta ahora para la búsqueda de vida fuera del Sistema Solar.

Este extraordinario hallazgo se realizó en el Observatorio La Silla, ubicado a 160 kms. al norte de La Serena. Con el telescopio TRAPPIST, se descubrió que la estrella enana (llamada ahora TRAPPIST-1 en honor al telescopio) se desvanecía ligeramente a intervalos regulares. Los eclipses eran una indicación clara de que había varios objetos que pasaban delante de la estrella.

dos telescopios de Observatorio La Silla
Observatorio Científico La Silla - ESO
La Silla, del Observatorio Europeo Austral (ESO), reveló que era un sistema completo, de tres planetas con tamaños y temperaturas similares a Venus y la Tierra.

Es "un cambio de paradigma", "un paso de gigante en la búsqueda de vida en el universo" han dicho miembros del equipo astronómico, liderados por Michaël Gillon,  que realizaron el descubrimiento.

Los científicos explican que la existencia de estos “mundos rojos” orbitando alrededor de estrellas enanas ultra frías era sólo teoría. Ahora está probada su existencia, aunque es más parecido al sistema de lunas de Júpiter que al sistema solar.

Zona habitable


Comparando con la distancia entre la Tierra y el Sol, estos planetas se encuentran entre 20 y 100 veces más cerca de su estrella. Pero reciben proporcionalmente menos radiación, porque la suya es una estrella más débil.

El flujo de radiación, la temperatura y luminosidad permiten en cierta región la existencia de agua en forma líquida y a eso se llama ”zona habitable".

Los dos planetas más cercanos a TRAPPIST-1 reciben cuatro y dos veces más radiación que la Tierra respectivamente. Se encuentran más alejados de la zona de habitabilidad de este sistema, pero se estima que pueden poseer regiones habitables en sus superficies.

El tercer planeta es exterior y todavía no se conoce muy bien su órbita. Se cree que recibe menos radiación que la Tierra, aunque tal vez sea suficiente para dar espacio a la vida.

Estudiar la atmósfera de planetas ubicados a 40 años luz de la Tierra no es fácil, pero gracias a varios telescopios gigantes actualmente en construcción, se espera que en pocos años los astrónomos puedan estudiar la composición de la atmósfera de los planetas de TRAPPIST-1, y explorarlas en busca de agua y trazas de actividad biológica.

Para el 2020, Chile concentrará el 70% de la observación del espacio, por lo que no sería extraño que la prueba definitiva de vida en el universo ocurriera, como ahora, desde nuestros cielos.

Vida fuera de nuestro sistema solar


Animación del Observatorio Europeo Austral sobre la importancia de este descubrimiento:





Imagen principal: Ilustración ESO/M. Kornmesser/N. Risinger

0 comentarios: