analytics

La fuente mágica de las aves

niño y niña miran mosaico de pileta en Salamanca

Había una vez un Búho que vivía a los pies de un trébol gigante, hecho de ramas y flores de Quillay. Siempre atento y muy cordial, compartía su casa con la Tortolita enamorada, un veloz Colibrí y la coqueta Loica; los pequeños Chercán y Colilarga y los dos ágiles cazadores, el Aguilucho y el Cernícalo. Dicen que sólo los niños pueden ver a los ocho emplumados amigos cuando juegan a la ronda, alrededor de una fuente mágica.

Mosaico de colibrí pileta de Salamanca
Parece de cuento. Como de cuento es la hermosa restauración en mosaico de la pileta de “Los 12 Amigos”, el único rincón de la Plaza de Armas de Salamanca que había quedado olvidado en su renovación de 2007. Hace poco más de dos meses, la Municipalidad de Salamanca encargó la tarea a la conocida mosaiquista local Elizabeth Villegas, quien contó a TurismoChoapa los detalles de este trabajo, un verdadero homenaje a las aves y flora local.

“Cuando me encargaron la renovación de la pileta me dieron libertad para elegir el tema. Desde siempre me ha interesado el tema de la conservación de la flora y fauna. El año pasado participé en el proyecto de Conservación y Protección del Gato Andino, donde creamos 3 murales -en colegios rurales de Salamanca- para promover el conocimiento de esta especie y su entorno. Entonces pensé que era el turno de las aves de la zona y decidimos acompañarlas por una fantasía de ramas y flores de Quillay, que también es nativo”.

Mosaico aguilucho pileta de Salamanca
Para elegir las aves, la artista en mosaico se asesoró con el diseñador y fotógrafo de naturaleza Cristián Tapia. “Él es illapelino, y su familia vive en Salamanca. Tiene un gran registro fotográfico y eso era lo que buscábamos, porque queríamos trabajar con imágenes captadas acá mismo, no tomadas de cualquier parte. Sólo tuvimos que recurrir a una imagen genérica del Búho, que como tiene hábitos nocturnos es difícil de captar”.

La selección también estuvo marcada por la superficie y la forma de la pileta original, que se compone de dos tréboles, uno dentro de otro, unidos por un mismo tallo. Luego de proyectar el diseño, las fotografías pasaron a manos de Leo Villegas, hermano de Elizabeth, que creó las ilustraciones que guiarían la obra.

vista del trebol central de la pileta de Salamanca
“Teníamos mucho que hacer, en muy poco tiempo. Nos encargaron la renovación completa, desde el mosaico al cambio de la bomba de agua y de las luces. Por eso busqué la ayuda de mosaiquistas expertas y muy rápidas: Orietta Cabezas, Daniela Rojas y, como invitada una semana, Claudia Poblete”.

Elizabeth y Orietta, se dedicaron a la creación de las aves y Daniela se abocó a la fantasía del Quillay. Trabajaron de día y noche para entregar a tiempo. A veces iluminadas sólo con la luna y los focos de los celulares. Elizabeth nos muestra un gran callo en su mano, de tanto cortar cerámica.

“Del municipio nos dijeron que cerráramos la zona de trabajo, pero no quisimos porque considerábamos importante que la gente pudiera ver el proceso. Y fue muy enriquecedor, se nos acercaban personas de todas las edades, niños que nos preguntaban por las aves y maestros que nos hacían preguntas técnicas del pegado de la cerámica. La dueña de un local  de comida aquí cerca nos mandaba ricos sándwiches para que no pasáramos hambre y así se fue generando un ambiente muy lindo”.
niño pequeño y mamá mueven agua de pileta

Hoy la hermosa pileta de las aves está lista. Para Elizabeth Villegas “era la oportunidad que esperaba para mostrar lo que podía hacer con el arte del mosaico y para crear conciencia, de alguna manera, en la importancia de la conservación, en especial en este valle que es una de las zonas más ricas en biodiversidad del país. Sólo pido que la gente la cuide, y las mamás le enseñen a sus hijos que no deben usarla como piscina, sino que la quieran como una obra que embellece y nos enseña a todos”.

Elizabeth Villegas continúa trabajando para la conservación en su taller - Kreaelite - en 5 cuadros del Gato Andino que le encargó la Fundación Wildlife Conservation Network. Las obras se destinarán a recaudar fondos para la protección del felino. Y de paso observa la pileta central de la Plaza de Armas, su próximo sueño.

1 comentarios:

Es increíble la forma en que escribes Lucia, felicitaciones, linda nota.
Saludos.
Elizabeth