analytics

Ecos Mistralianos en el Valle del Elqui


Hace muchos, muchos años, exactamente un 15 de noviembre, Gabriela Mistral leyó un breve telegrama de la Academia Sueca. La pequeña Lucila Godoy Alcayaga cruzaría los cerros minerales del norte verde chileno, hasta llegar a las frías tierras nórdicas, donde un rey se inclinaría ante ella.

“Os suplico, señora, tengáis a bien recibir de manos de Su Majestad Real el premio Nobel de Literatura que la Academia Sueca os ha otorgado” se escuchó solemne en el Palacio de la Filarmónica de Estocolmo hace 70 años.

Por ello, en unos días, comenzarán las celebraciones oficiales del Nobel mistraliano en todo el país.

Y bellos serán los homenajes y discursos, las letras, dramaturgia y canciones que se hagan en su nombre. Pero nada se compara a ver, tocar y respirar un poco de la infancia y juventud de la poetiza, profesora y diplomática chilena.

Una experiencia que sólo puede ofrecer el valle del Elqui, en los rincones de Vicuña, Montegrande y Pisco Elqui, bajo la atenta mirada de sus cerros, como a ella le gustaba recordar.

Entrar a la salita donde aprendió a leer y escribir, en la escuela de un pequeño pueblo rural llamado Montegrande. Tocar los gruesos bancos escolares, oler la madera y el adobe, donde recibió las lecciones de su hermana Emelina, sentir el rechinar de los somieres de la misma casa-escuela, como cornos de bronce que anunciaban sus sueños.

O marchar a la plaza a encontrar las huellas de una ronda donde Rosalía, Efigenia, Lucila y Soledad giraban y reían porque, algún día, todas iban a ser reinas.

Todas íbamos a ser reinas,
de cuatro reinos sobre el mar:
Rosalía con Efigenia
y Lucila con Soledad.

En el valle de Elqui, ceñido
de cien montañas o de más,
que como ofrendas o tributos
arden en rojo y azafrán.

Lo decíamos embriagadas,
y lo tuvimos por verdad,
que seríamos todas reinas
y llegaríamos al mar.

Con las trenzas de los siete años,
y batas claras de percal,
persiguiendo tordos huidos
en la sombra del higueral.


Extracto del poema Todas íbamos a ser reinas

0 comentarios: